La escasa presencia de fresas españolas en los lineales de los supermercados italianos se debe principalmente tanto a una menor superficie plantada para 2021, como a las condiciones climáticas que se han producido en las últimas semanas en la Península Ibérica, lo que ha tenido fuertes consecuencias en la vida postcosecha de la fruta. Esta ausencia fue compensada no solo por las producciones de Basilicata, sino también por los de Campania, en particular por los cultivos de la Piana del Sele y la zona de Caserta.

Desde el inicio de la campaña de la fresa, las grandes cadenas han comenzado a sustituir las producciones españolas por las de estas zonas italianas, requiriendo cantidades adicionales a medida que pasan las semanas. Un fenómeno que se produjo gracias al mayor interés de los agricultores de Campania en algunas variedades de Nova Siri Genetics, como Melissa, Marimbella y Gioelita. Unos cultivares que garantizan precocidad y excelentes volúmenes desde principios de año, así como una vida útil y una extensión del calendario comercial.

Entrevistamos a dos productores de fresa que operan en dos áreas diferentes de Campania y están muy satisfechos con la tendencia que se sigue registrando a día de hoy. “Estamos viviendo un año muy positivo, precisamente porque España está menos presente. Una campaña óptima no solo por la calidad y cantidad de la fruta, sino también desde el punto de vista de los precios”, explica Francesco Truono de Salerno y propietario de la finca homónima. "Tengo 22 hectáreas de cultivo, repartidas entre Marimbella y Melissa, variedades que me han permitido tener una gran cantidad de fruto ya mediados de enero, que con otras variedades no hubiera podido obtener hasta finales de febrero”.

"En este momento cosecho 10-12 palets al día, que se entregan a una cooperativa en Campania y luego se destinan a la gran distribución. Estoy feliz de haber elegido Nova Siri Genetics, porque gracias a sus selecciones soy capaz de garantizar calidad y cantidad durante más de cinco meses al año.

Por su parte, Giovanni Pezone, presidente de la Cooperativa San Pietro di Parete (Caserta), explica: “Llevo 40 años haciendo este trabajo, pero nunca recuerdo una campaña tan viva como la que estamos viviendo. Esto no había ocurrido nunca en febrero, ya que las grandes marcas preferían las producciones extranjeras, tanto por los menores precios como por las mayores cantidades importadas. Ahora, en cambio, las cadenas nos persiguen para pedir mercancías, pagándonos incluso ver más. A lo largo de los años hemos probado muchas variedades de fresa, pero los resultados que estamos registrando con Melissa y Marimbella son insuperables”.

Fuente: FreshPlaza