La fresa es una de las frutas más demandadas por los consumidores durante todo el año, no solo en los meses de primavera. Por eso la investigación de Nova Siri Genetics tiene como objetivo identificar variedades que permitan a los productores extender el período de cosecha, desde los meses de invierno hasta verano.

Nova Siri Genetics ha registrado recientemente una nueva variedad, NSG 203 Marimbella®, ideal para la producción en invierno, muy apreciada por los agricultores de las zonas mediterráneas por su excepcional precocidad y rusticidad de la planta.

La variedad, multiplicada por viveristas licenciados por NSG, se ha introducido con éxito en las regiones del sur de Italia (Sicilia, Calabria, Basilicata y Campania), así como en otras zonas mediterráneas como Grecia, España y Marruecos.

Para la producción de fresa en invierno, los agricultores han utilizado plantas enraizadas en maceta, una planta obtenida en los meses de verano en la región de Castilla y León, al norte de la Península Ibérica, una zona caracterizada por unas condiciones muy particulares de suelo y clima, que permiten obtener plantas de excelente calidad.

Las plantas enraizadas de Marimbella® se plantaron en septiembre y empezaron a producir a los 60 días. En estos momentos, la variedad está en plena producción en todas las zonas de la cuenca mediterránea y en las regiones del sur de Italia.

En la foto de la izquierda: cajas de fresa Marimbella®. A la derecha: estado actual del cultivo de Marimbella® en el Metapontino.

En este momento, la planta de Marimbella® luce un porte vigoroso, con una buena cantidad de frutas y flores. Los frutos, de tamaño mediano, se caracterizan por un color rojo brillante, carne dulce y excelente vida comercial.

Marimbella®, en planta enraizada, asegura una producción abundante durante los meses de invierno hasta finales de primavera.

Fuente: FreshPlaza